En CASI, la calidad lo primero