¿Cómo consumir tomate Raf?


El Raf es un producto exquisito, apreciado por comensales y chefs de todo el mundo que, gracias a sus propiedades naturales, no necesita de gran elaboración para sacar a relucir toda su calidad. Sin embargo, si te apetece experimentar con todas las cualidades que se pueden exprimir del tomate Raf, aquí te dejamos unas cuantas sugerencias que seguro te gustarán.

Ensalada de tomate Raf
El método tradicional y el más recomendado para disfrutar de las increíbles propiedades organolépticas en toda su naturalidad. Lo ideal es hacer un corte trasversal al tomate y, después, seguir los surcos propios del fruto. Luego, sólo queda regarlo con un aceite de oliva virgen extra de primera calidad y aderezarlo con sal en escamas.

Si se conserva en frío, es esencial atemperar el producto durante unos minutos fuera del frigorífico, para que realce su sabor. Os desaconsejamos utilizar vinagre o ajo picado, tan comunes en otras ensaladas de tomate, ya que sólo enmascararían el delicado equilibrio dulce con ese punto ácido que caracteriza al Raf.

Milhojas de Raf y mozzarella
Una receta que combina una sencilla elaboración, con un punto atrevido y que, sin embargo, saca a relucir todas las cualidades del Raf.

Para realizarla, sólo hay que cortar el tomate y el queso mozzarella de búfala en láminas, a lo largo, y colocarlas alternativamente, una sobre otra, formando una torre (o milhoja). Para estabilizar la estructura, os recomendamos pinchar con un palillo o similar. Luego sólo queda aderezar con aceite de oliva virgen éxtra, sal y un toque de albahaca fresca u orégano.

Salmorejo de tomate Raf
La última receta resulta perfecta para cuando el tomate ha alcanzado su maduración máxima o, incluso, si ya ha empezado a perder ese punto óptimo de firmeza tras más tiempo de la cuenta en nuestra cesta.

Aquí, el tomate raf aún conserva un sabor excepcional, con un dulzor potente que nos vendrá perfecto para esta receta andaluza tan tradicional. Para ella sólo tenemos que trocear los tomates, añadir ajo (mejor poco a poco, para no pasarnos), sal y un buen chorro de vinagre de Jerez.

Luego, empezar a triturar mientras que añadimos aceite de oliva virgen extra en un fino hilo para alcanzar la emulsión y ese punto sedoso que da el toque de calidad a la receta.

Hay quien prefiere pasar el resultado por un colador para lograr un resultado más suave, pero la piel fina del Raf hace que, si se tritura bien, no sea imprescindible este paso.

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados